La creatividad en el aula como indicador de calidad académica

Podemos decir que la creatividad es un indicador de la percepción de la calidad académica por tres motivos:

  1. Porque muestra que el profesorado ha dado un salto más allá de los materiales que las editoriales suelen suministrar.
  2. Porque la creatividad es una herramienta que permite que los alumnos se hagan protagonistas en su proceso de aprendizaje.
  3. Porque genera una cultura en el centro educativo que trasciende de la mera actividad de aula, convirtiendo la actividad docente en algo novedoso e ilusionante.

La creatividad por definición implica llevar a cabo una tarea sin mayor condicionamiento previo que la búsqueda de un resultado. Pero antes de seguir avanzando hay que diferenciar la creatividad de la espontaneidad.

La creatividad es un proceso consciente y dirigido que busca un resultado definido de manera previa, en el que el peso en las partes del proceso se basa en la actividad autónoma del alumno, con los materiales de apoyo que sean necesarios. En este proceso el alumno hace suya la actividad, ya que el resultado dependerá en mayor o menor medida de su esfuerzo y su imaginación, y si además es colaborativo, en la forma en que es capaz de hacerse idea del conjunto de los demás y es capaz de aportar, unir o ensamblar su parte a ese conjunto.

La espontaneidad se caracteriza por la ausencia de objetivo y de procedimiento, quedándose en un mero hacer. Esta herramienta es útil cuando los procesos ya se han naturalizado, de forma que el desarrollo del trabajo espontáneo sea consecuencia de una forma de trabajar ya adquirida. Si este trabajo previo no existe, la espontaneidad no suele tener utilidad como herramienta pedagógica.

Debido a que la creatividad, tanto por parte del profesor como del alumno, conlleva un sobreesfuerzo, generalmente es sustituida por la rutina de los materiales. Este es el origen de gran parte del desapego que tienen los alumnos con las asignaturas. El seguir un procedimiento tasado aporta seguridad, pero no facilita que los alumnos (y los profesores) hagan suyas las asignaturas.

Aplicar la creatividad en el aula, como hemos dicho, implica que previamente se han dominado los materiales, se establece un procedimiento, y se busca un objetivo. Es decir, implica multiplicar el trabajo. La contrapartida es ofrecer la posibilidad de convertir elementos de la asignatura en oportunidades para poder jugarcon ella, es decir, comprobar sus límites e interacciones, pasar tiempo haciéndola propia,

Es fácil pensar que para desarrollar la creatividad es suficiente el desarrollo de actividades sobre la teoría aprendida. Quizá en un primer estadio es suficiente, pero hay más pasos que se pueden dar o contextos que faciliten el desarrollo de la creatividad.

Respecto al contexto, la creatividad requiere esfuerzo, pero la recompensa tiene que ser subjetivamente gratificante. Es decir, tiene que existir un mínimo componente lúdico para su desarrollo, sin riesgo, haga atractivo su manipulación. Esto es independiente de la edad. Cualquier elemento facilitador contribuirá a hacer más agradable el proceso, y por lo tanto probablemente lo facilitará.

En cuanto al proceso, tiene que ser conocido por el alumno. Debe existir un punto de partida, una programación, y un resultado esperado. En el proceso creativo también es importante el acompañamiento, que no supervisión. Acompañamiento es estar disponible si es llamado; supervisión es control permanente de la acción. La creatividad no surge hasta que desaparece la supervisión. El proceso también debe ser flexible y adaptable a cada alumno, manteniendo los elementos esenciales.

Por último, el resultado de un proceso creativo debe contar unas características definida para cada caso planteado. Se es creativo porque se quiere algo (de lo contrario estaríamos moviéndonos en el terreno de la espontaneidad): una solución, un resultado, una aportación, una valoración, etc.  La medida de la validez del proceso creativo realizado tendrá fundamentalmente dos componentes:

  1. Subjetivo: aquí se une experiencia grata o ingrata, sumado al conocimiento adquirido durante todo el proceso, que muchas veces va más allá del teórico o la aplicación de la teoría a la práctica. Se trata de cómo me he ido conociendo a mi mismo manipulando una realidad para llegar a un resultado. Este conocimiento de base es muy valioso.
  2. Objetivo: si el resultado es válido conforme al objetivo planteado, valoración que el alumno incorporará a su experiencia personal.

Por lo tanto, desde una perspectiva de calidad, la creatividad añade algunos aspectos metodológicos que hacen más valiosa la acción del profesor, mejorando las expectativas y la percepción de la asignatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: